Blog

Ascensorista de Guardia


Brindemos

Brindemos compañeros, por el viticultor y el enólogo, por quien nos sirve esta buena botella y por las que vengan tras ella.

Brindemos, compañeros, por cada ascensor que hemos dejado funcionando,  de paso suave y bien equilibrados, finales precisos, carácter vigoroso, acerados con notas minerales, alegres, verticales, complejos,  elegantes de buen sabor en boca y memorable retrogusto. Convocados en torno a este vino y el trabajo acabado, compañeros, ¡brindemos!

Brindemos, compañeros, por quienes sembraron nuevas ideas y sacaron de la tierra el metal, quienes cosecharon el fruto de su ingenio y velaron el proceso, quienes almacenaron y transportaron la carga, quienes vendieron, gestionaron, montaron y conservaron. Compañeros, ¡brindemos!

Brindemos, compañeros, por quienes nos acompañaron este año, por quienes ya no están y por quienes se han incorporado. Por cada instalación donde valió la pena ir y por los hogares donde, al terminar cada jornada, pudimos regresar. Compañeros, ¡brindemos!

Brindemos, brindemos, brindemos y unjamos con vino las heridas, conjuremos malos rollos, malos tragos, malos días; Brindemos, brindemos, brindemos, ahora que el hueco es esférico, y la cabina por fin gira y el cielo se une con el suelo.  ¡Brindemos! Nos lo hemos ganado, brindemos, como si no hubiera un mañana, celebremos que sí lo habrá (resacoso o radiante ya veremos). Levantemos las copas, las sonrisas, las felicitaciones, los ánimos, los logros compartidos, los pasos dados. ¡Brindemos hasta hermanarnos!

Somos ascensoristas, ascensoristas de guardia, compañera, compañeros, ¡Brindemos!

Si te gusta compártelo:

¿Por qué soy ascensorista?

Déjame que te cuente, ahora que me voy mostrando, por qué soy ascensorista. Me lo he preguntado en días buenos y en días malos…

El placer en lo cotidiano

Como un pastor tiene claro que no es una oveja, yo, a fuerza de años de estar entre máquinas, sé que no soy una de ellas…

Chuzos de punta

El patio de mi empresa
es particular,
cuando llueve se moja como los demás