Blog

Ascensorista de Guardia


Chuzos de punta

El patio de mi empresa es particular, cuando llueve se moja como los demás (en nuestro caso también se moja porque una vecina, que sospechamos que está transtornada, de vez en cuando, nos tira un cubo de agua… pero esa es otra historia).

En el patio de mi empresa hay veces que llueven críticas, protestas, malestares y palos.

Duelen cuando llueven sin razón, porque es injusto o injustificado, porque nos merecemos otro trato, porque queremos estar al pie del cañon, pero no al pie de los caballos (o de los burros) porque, cuesta respetar a alguien que sea incapaz de respetar, porque hay sapos que simplemente no nos los tragamos.

La punta de los chuzos hacen más daño, mucho más, cuando llueven con razón, allí nos duele, pues significa que en algo hemos fallado… No se trata de inquina, o un asunto personal. Simplemente a veces se nos fractura la organización o tenemos un mal día,o tomamos una mala decisión, o hay problemas que no hemos visto venir o, simplemente, lo deberíamos haber hecho mejor. 

Sé que no siempre acertamos, hablo por mí, bien que sé que no siempre acierto, pero sé, que, cuando esto ha ocurrido, no hemos mirado a otro lado, ni jugado a tirar balones fuera. Se trata de dignidad, de justicia y de ética no renuncio, no renunciamos, a ninguna de ellas hasta donde esté en nuestra mano. Hablo por todos, sabemos gestionar nuestro orgullo herido, y pedir perdón y dar la cara, y comprometernos en la reparación del fallo, y la confianza .

Desde el patio de mi empresa
soy ascensorista, ascensorista de guardia,
que cuando llueve se moja
como los demás.
Si te gusta compártelo:

Érase una vez…

Cuentan nuestros mayores, no sé si es leyenda o verdad verdadera, que se hizo un concurso de ideas, en un gran edificio donde se acumulaban quejas por la lentitud de los ascensores…

…día del padre.

Mi padre se llamaba José y le gustaba la carpintería  (que nadie se confunda, yo ni hago milagros ni me llamo Jesús).  Y, aunque resulte obvio, me apetece contar que todos los ascensoristas somos hijos de alguien y, en ocasiones, padres…

Todo movimiento es bello

Ignoro el origen y la autoría de esta frase, que en algún momento, no sé ni quién ni cuándo, me citaron para definir qué era la danza contemporánea.