Blog

Ascensorista de Guardia


Ascensor kafkiano

Franz Kafka, atormentado por el insomnio, expresaba así su zozobra en una carta a su hermana Ottillie: «No escribo como hablo, no hablo como pienso, no pienso como debería pensar, y así sucesivamente hasta las más profundas tinieblas«. Me impresiona esta frase. Tengo pendiente indagar algo más sobre este extraño hombre y esos relatos donde alguien se metamorfosea en un insecto monstruoso o queda atrapado en los intrincados vericuetos burocráticos de un proceso irresoluble y, también, ese otro escrito, más amable, en el que un tal Karl encuentra empleo de ascensorista.

Mientras tanto ando yo también algo insomne porque algunos ascensores se me están volviendo kafkianos… «no suben cuando ascienden, no ascienden hasta su final, no finalizan donde deberían terminar y así sucesivamente hasta pasarse de recorrido en el más profundo foso«

No sé, aquí, a estas horas de la mañana, estoy inmerso en la duda, vacilo entre profundizar en la literatura existencialista alemana o cambiar, tras cuatro averías aleatorias aparentemente inconexas en el último mes, la posición del antefinal inferior y el imán que lo actúa.

Creo que probaré primero con el antefinal y luego, ya veremos, algo se me ocurrirá. Extraño, sí, pero, al fin y al cabo, ascensorista, ascensorista de guardia, a su servicio.

Si te gusta compártelo:

Hueco deshabitado

[…]. Aquí ando ahora, en el abrumador silencio de este pequeño hueco sin cobertura, dolorosamente abierto como una herida.

Ser en plenitud

No doy por buena una chapuza, ni me conformo con la mediocridad; sin embargo, la perfección me parece estéril e inhóspita…

Brindemos

Brindemos compañeros, por el viticultor y el enólogo, por quien nos sirve esta buena botella y por las que vengan tras ella…