Blog

Ascensorista de Guardia


Virtuosos

Hay ascetas y músicos virtuosos. También, ¿por qué no?, ascensoristas empeñados en el camino de la virtud.

Contra el vicio de averiar la virtud de reparar.

Contra el vicio de abandonar la virtud de mantener.

Contra el vicio de correr la virtud de avanzar.

Contra el vicio de arriesgar la virtud de asegurar.

Contra el vicio de toquetear la virtud de ajustar.

Contra el vicio del ego desmedido la virtud del trabajo en equipo.

Contra el vicio de intervenir sin saber la virtud de saber intervenir.

Yo soy uno de ellos, no de los ascensoristas virtuosos (conozco pocos), sino de los empeñados en serlo (que somos muchos). Soy, ya lo saben, ascensorista, ascensorista de guardia, a su servicio.

Si te gusta compártelo:

…día del padre.

Mi padre se llamaba José y le gustaba la carpintería  (que nadie se confunda, yo ni hago milagros ni me llamo Jesús).  Y, aunque resulte obvio, me apetece contar que todos los ascensoristas somos hijos de alguien y, en ocasiones, padres…

Ordenar (1ª acepción)

Entre el orden y yo existe una relación dialéctica, o, por andar con menos rodeos, soy desordenado, lo confieso…

Mi despacho

Mi oficina no es muy ancha, hay días que mide, algo más de un metro por un metro… cuando llega a dos me imagino que cabe una portería y casi se puede jugar al fútbol….