Blog

Ascensorista de Guardia


Virtuosos

Hay ascetas y músicos virtuosos. También, ¿por qué no?, ascensoristas empeñados en el camino de la virtud.

Contra el vicio de averiar la virtud de reparar.

Contra el vicio de abandonar la virtud de mantener.

Contra el vicio de correr la virtud de avanzar.

Contra el vicio de arriesgar la virtud de asegurar.

Contra el vicio de toquetear la virtud de ajustar.

Contra el vicio del ego desmedido la virtud del trabajo en equipo.

Contra el vicio de intervenir sin saber la virtud de saber intervenir.

Yo soy uno de ellos, no de los ascensoristas virtuosos (conozco pocos), sino de los empeñados en serlo (que somos muchos). Soy, ya lo saben, ascensorista, ascensorista de guardia, a su servicio.

Si te gusta compártelo:

Pasando la itv

Mi coche pasó su última ITV, creo que con más felicidad que yo.

Yo, lo confieso, llego a mi reconocimiento médico,
con la veterana resignación
de quien va a la «Inspección Técnica de Viejos»…

Un gran premio

El último acto, previo al cocktail de cierre de la jornada era la entrega de un premio, un precioso galardón con su diploma de reconocimiento por la aportación al sector del ascensor.

¡Cómo está el patio!

Hay instalaciones en las que uno entra, como en un tobogán, sabiendo que las escaleras habrá que subirlas pero, una vez arriba, todo fluye y se desliza….