Blog

Ascensorista de Guardia


El tiempo vertical

La noción de espacio es amplia: ancho, fondo, alto.
El tiempo, en cambio, parece inexorablemente unidimensional…
Solo hacia delante,
el pasado es solo un recuerdo presente,
el presente un efímero anticipo del futuro.

Y yo, que oficio la verticalidad en el espacio,
aprovecho esta breve altura
para reivindicar también un tiempo vertical,
un momento o una eternidad,
que salga de esa horizontalidad tan cotidiana.

Es «el otro tiempo», un tiempo radicalmente «otro»
donde los relojes dejan de tener poder y sentido
porque, lo realmente sentido,
ese eterno instante,
va más allá, simplemente más allá.

Verás, creas o no,
tú también lo habrás vivido,
hay escenas, momentos, músicas, encuentros,
donde el presente se hace realmente presente
y todo lo pasado y lo futuro
ocurre aquí y ahora.
No ya en el vértigo, sino en el sosiego,
no en la enajenación, sino en la conciencia,
no en la soledad, sino en la unidad,
el tiempo se hace, a la vez, alto y profundo
enteramente vertical.

Este es mi oficio, construir utensilios
que nos permitan atravesar el espacio de arriba a abajo.
Este es hoy mi sueño:
dejar de arañar el tiempo, para trascenderlo.

Soy ascensorista, ascensorista de guardia, a su servicio

Si te gusta compártelo:

Solemnes promesas

Para iniciar de forma correcta el solemne acto invítese al equipo a generosa comida y bebidas espirituosas. Tras ello, y ya en distendida confraternidad, los ascensoristas, con la mano puesta en el pecho (propio) , procederán a la renovación de sus promesas…

Citius, altius, fortius

Citius, altius, fortius («más rápido, más alto, más fuerte»), fue, y es, un buen lema para simbolizar el espíritu olímpico. El sector de los ascensores, en un afán de superación constante y al calor del desarrollo tecnológico de la segunda mitad del siglo XX, pareció adoptarlo también como objetivo implícito en una loca carrera por llegar no se sabe muy bien dónde…

Lo esencial en un ascensor

Lo principal en un ascensor no es el color de la cabina, ni el acabado de las puertas, ni la piedra que en el suelo lleve puesta.