Blog

Ascensorista de Guardia


Poco presentable

Hay días en los que la sed
es metáfora de ansia fiera, anhelo, o expectación ilusionada
sed de venganza,
sed de esperanza,
sed de ti.

Hay días que el calor es sinónimo
de grata compañia, cobijo prieto y amor apasionado
sentir el calor del público,
sentir el calor de un abrazo
sentir tu calor,

Pero hoy no.
Hoy la sed en una lengua rasposa lijando la teja del paladar
y el calor una llama sobre la piel cuarteada
y voy de polvo y grasa hasta las orejas,
y apesto a sudor,
y el hierro pesa,
y la sangre se espesa,
y no corren ni el aire ni las horas,
y tengo en el pantalón un tremendo siete,
y las botas como tizones de brasa y gris ceniza.

Hoy no,
hoy no soy puro ascensorista sino, más bien,
un ascensorista en estado bruto…
muy bruto, créame.
Zarrapastroso ascensorista de guardia,
a su servicio… en un penoso estado de conservación.
Si te gusta compártelo:

Lo esencial en un ascensor

Lo principal en un ascensor no es el color de la cabina, ni el acabado de las puertas, ni la piedra que en el suelo lleve puesta.

¡Cómo está el patio!

Hay instalaciones en las que uno entra, como en un tobogán, sabiendo que las escaleras habrá que subirlas pero, una vez arriba, todo fluye y se desliza….