Blog

Ascensorista de Guardia


Tenues hilos

«Tenues hilos tejen la espera…»

(Una y mil noches. Proyecto Alquimia)

De un hilo penden:
Damocles y su espada,
el botón de mi solapa,
el futuro del condenado,
la salud del desahuciado,
el gusano y la araña,
el anzuelo al final de la caña,
tu voz en el teléfono fijo,
la paz en un armisticio…

Los ascensores no,
no penden de un hilo
ni de dos, ni de tres.
Cuelgan firmes y robustos,
sujetos por cables de acero
que soportan toneladas de peso.

Es parte de nuestra tarea,
cuando el mundo pende de un hilo,
garantizar que el ascensor

siga siendo un lugar protegido.


Somos, soy, ascensorista, ascensorista de guardia a su servicio.

Si te gusta compártelo:

Todo movimiento es bello

Ignoro el origen y la autoría de esta frase, que en algún momento, no sé ni quién ni cuándo, me citaron para definir qué era la danza contemporánea.

Trabajar de oído

Los ascensores, para quien tiene el oído educado, hacen algo más que ruido, casi música, mucho ritmo…

Eureka

Los ascensoristas a veces necesitamos ponernos un poco matemáticos. Normalmente es algo sencillo, operaciones que se hacen a mano alzada garabateando, a falta de un papel, en la pared del hueco…