Blog

Ascensorista de Guardia


Equipos de Protección Individual

Espero realmente así lo espero, compañero,

que el día que yo reviente lleves el casco puesto.

Quiero, realmente lo quiero, compañero,

que si algún día vuelo sea con botas reglamentarias,

que la careta me tape el careto,

los gatos cacen con guantes,

los ratones vayan con chaleco,

la línea de la vida sea larga,

las gafas no retengan las lágrimas

y el prescriptivo barboquejo

(menuda palabreja)

jamás me impida reir, reir a carcajadas,

cuando ese perfecto, competente, erúdito, documentado, eminente, insigne, estirado, redundante, reiterado y redicho técnico de prevención nos venga a recitar, por revigésima vez, su discursito de cuello blanco y corbata sobre la impoluta barrera que lo preserva de nuestra realidad cotidiana.

Soy ascensorista, ascensorista de guardia buscando un Equipo de Protección Individual homologado contra la estupidez.

Si te gusta compártelo:

Un último viaje

Con los años y la mala vida, el motor era ya un trasto tranqueante, un cachivache achacoso, un menoscabo de máquina, un estropicio estentóreo…

Dos mirando un plano

Esta mañana hemos estado mirando un plano de ascensor, mejor dicho dos, hemos estado mirando dos planos, dos personas hemos estado mirando dos planos, y los hemos vuelto a mirar, y nos llamábamos, para contarnos lo que habíamos visto…