Blog

Ascensorista de Guardia


Enigma resuelto

En abril de 2024 se ha aprobado la nueva Instrucción Técnica Complementaria del Reglamento de Ascensores (la «ITC» para los colegas). En pocas semanas las páginas especializadas de internet se han ido encargando de explicar el alcance y las novedades de esta legislación… sin duda vamos a estar entretenidos en los próximos meses para darle cumplimiento.

El texto aporta novedades significativas, mejoras en la seguridad, un mejor control de los procesos de mantenimiento, enfoques interesantes y límites necesarios.

Uno de los grandes avances, al cual no se le ha prestado la merecida atención, está en el mismo concepto de qué es un ascensor. La definición técnica de ascensor ha evolucionado como si fuera un pokemon o una especie darwiniana. En la ITC de 2013 se consideraba que el destino de un ascensor era el transporte de personas o personas y objetos. La ITC 2024 incorpora a esta diada los animales de compañía. Hasta en diecinueve lugares la legislación recuerda que el centro de nuestra misión es proteger y rescatar a personas y animales de compañía.

Habrá quien piense que esta aclaración era innecesaria… gente de pocas miras y mal corazón, sin duda, incapaces de ponerse en el pellejo de ese pobre perrito, o esos gatitos de lindos ojos que subían a la cabina angustiados, sin saber si, en caso de incidente, vendrá un ascensorista a auxiliarles o tendrán que encomendarse a San Antonio.

Como esta ITC ha sido escrita por gente seria y concienzuda no podía faltar en su artículo 2 la definición de animal de compañía: Animal que tienen en su poder las personas, siempre que su tenencia no tenga como destino su consumo o el aprovechamiento de sus producciones, o no se lleve a cabo, en general, con fines comerciales o lucrativos.

Y sí, ¡por fin!, ¡qué alegría!, ¡qué alboroto!, ¡qué descubrimiento más fabuloso!… queda resuelto uno de los grandes misterios para el sector y la humanidad de las últimas décadas. ¿podemos admitir pulpo como animal de compañía? La ITC resuelve definitivamente el enigma y sentencia que legalmente sí, que, sin duda, sí, (siempre y cuando el pulpo no sea para comer, no cargues la estilográfica con su tinta o lo vayas a vender).

Tales avances marcan una senda ascendente y gloriosa que nos acerca más a la cuestión de fondo: ¿Cómo se siente un pulpo en un garaje?, espero, con ansia viva, una nueva ITC de ascensores que permita avanzar sobre este punto.

Soy ascensorista, ascensorista de guardia al servicio de animales de compañía y personas (o viceversa que es igual, pero no es lo mismo)

Si te gusta compártelo:

Ordenar (1ª acepción)

Entre el orden y yo existe una relación dialéctica, o, por andar con menos rodeos, soy desordenado, lo confieso…

Lo esencial en un ascensor

Lo principal en un ascensor no es el color de la cabina, ni el acabado de las puertas, ni la piedra que en el suelo lleve puesta.

Érase una vez…

Cuentan nuestros mayores, no sé si es leyenda o verdad verdadera, que se hizo un concurso de ideas, en un gran edificio donde se acumulaban quejas por la lentitud de los ascensores…